5 razones para visitar Turquía en invierno

Algunas razones por las que vale la pena visitar Turquía en la temporada de invierno, que incluye los meses de noviembre a marzo, por Tekser y Avant Garde:

1. Menos turistas y multitudes

Menos turistas y multitudes

Conocer Turquía durante el invierno es ideal para aquellos que son reacios a las multitudes y las trampas para turistas. Sus hermosos panoramas naturales, sus sublimes iglesias y mezquitas, monumentos y lugares como Estambul, Capadocia e Izmir, se exploran mejor durante el invierno, cuando no tiene que preocuparse por las interminables filas de turistas donde quiera que vaya. También vale la pena mencionar que el mejor momento para visitar los increíbles edificios grecorromanos de Turquía es en invierno, cuando estos lugares suelen estar vacíos y libres para explorar con calma. Además, la mayoría de las visitas a Estambul, por ejemplo, se realizan en interiores (Mezquita Azul, Hagia Sophia, Topkapi, Gran Bazar, entre otros).

2. Tarifas más económicas

Tarifas más económicas

Teniendo en cuenta que Turquía es más popular durante el verano, así como la mayor parte de Europa, el turismo de invierno en el país es considerablemente más económico en comparación con otras temporadas. Los precios bajos tienden a engañar a muchos turistas, haciéndoles pensar que Turquía no es un lugar interesante para visitar durante esta temporada, sin embargo, hay muchos beneficios para visitar durante los períodos menos concurridos.

3. Hammans: baños turcos

Hammans: baños turcos

Puede hacer bastante frío durante el invierno, y en esos días fríos, ¡no hay absolutamente nada en el mundo que le caliente tanto como un día de Hammam! Pase unas horas relajándose con masajes, un baño de vapor, piedras calientes y tonifique su cuerpo y alma en un hammam tradicional. Entre los más bellos del país se encuentra el Kılıç Ali Pasha del siglo XVI, que recientemente se sometió a una restauración multimillonaria que lo devolvió a su gloria original. Uno de los 56 baños diseñados por el legendario arquitecto otomano Mimar Sinan, el complejo fue construido para Kılıç Ali Pasha, un ex esclavo italiano que se convirtió en almirante y, según la leyenda, fue la inspiración de Don Quijote de Cervantes.

4. Paisajes encantadores

Paisajes encantadores

Posiblemente lo mejor del invierno en Turquía es lo hermoso que se vuelve el destino. Las bajas temperaturas traen un clima melancólico y encantador en todo el país. En los días de nieve, ver Hagia Sophia, la Mezquita Azul y todos los demás sitios históricos cubiertos de blanco es realmente un espectáculo para la vista. Una de las calles más visitadas de la ciudad, Istiklal gana un ambiente acogedor en invierno, en comparación con las otras tres estaciones.

El valle de Capadocia también es especialmente hermoso en los días de nieve, y pasar tiempo observando el horizonte de la región desde su hotel cueva lo dejará asombrado.

5. Cocina acogedora en temperaturas frías

Cocina acogedora en temperaturas frías

La comida turca es sin duda uno de los mejores atractivos del país, ¡no importa la estación del año! Sin embargo, el invierno es un buen momento para disfrutar de la gastronomía del destino, bien sea en los grandes restaurantes de sus ciudades o en la comida callejera de Estambul. Con muchos platos calientes y asados, la cocina turca puede mantener a cualquiera calido y feliz durante una estancia de invierno en el país. Además del famoso café turco, una buena opción en los días fríos es el Sahlep, una bebida coliente con leche de almáciga, azúcar y harina de tubérculos de orquídeas, servida con canela. Muchos turcos beben por sus supuestas cualidades terapéuticas, pero también es increíblemente delicioso y el antídoto perfecto para un frío día de invierno.