Italia estimula el turismo sustentable con medidas a favor del medio ambiente

La incorporación de más de 20 playas libres de humo y plásticos, itinerarios verdes para recorrer en autos eléctricos, casa certificadas y bio hoteles, son algunas de las muchas medidas que se están tomando en todas las regiones de Italia para hacer del país un destino del turismo sustentable.



 

El Ente Nazionale Italiano per il Turismo (ENIT) destacó que la península “en sintonía con el cuidado del medio ambiente, es líder del viaje ecológico y uno de los países preferidos por los turistas por la sustentabilidad”.

El proceso comenzó a activarse en el verano europeo de este año -participaron todas las regiones del país-, en el que Italia contó con más de 20 playas sin humo y libres de plástico, y 385 Banderas Azules que atestiguan la calidad de las costas, un 4,6% más que en 2018.

Entre los cientos de iniciativas regionales para proteger territorios, parques naturales y reservas marinas, destaca el Valle d’Aosta, cada vez más libre de carbono, que con el proyecto Alpine Green Experience ofrece itinerarios verdes para recorrer en autos eléctricos recargables en todas las instalaciones hoteleras.

En tanto, L’Alto Adige Südtirol cuenta con propuestas amables con el ambiente con paseos y talleres en 7 parques naturales, 18 comunas certificadas con ComuniClima y 10.000 casas certificadas CasaClima, así como 6 hoteles con certificación internacional Biohotel y 32 Vitalpinahotels con Ecolabel.

También, 5 autobuses que son totalmente impulsados por hidrógeno y otros 5 alimentados por energía eléctrica.

Emilia-Romaña, con el récord del mayor número de Eco-Playas del país, cuenta junto con Friuli, Liguria, Marche, Abruzzo, Toscana, Sicilia y Veneto, playas con Bandera Azul y Verde, hoteles con etiqueta ecológica compatibles con áreas protegidas y reservas naturales.

“Estas regiones marcan un cambio decisivo de la tendencia turística entre ecohoteles, campañas de educación ecológica, programas de ahorro de energía y playas equipadas para personas con problemas de movilidad”, precisaron desde el ENIT.

El impulso al cicloturismo se destaca en Bolonia y Emilia Romaga, donde se levantó la primera Velostazione de Italia y la llamada Tangenziale delle Biciclette, y en Liguria, que alberga pistas de ciclovías construidas en la ruta del antiguo ferrocarril que marca un desarrollo urbano en términos de reactivación turística.

También los caminos a pie son los predilectos en la región de Marche, que para valorizar preferentemente el cluster bike tiene una plataforma: www.marcheoutdoor.it y un proyecto, “Marche Rebirth”, que le da al medio ambiente un mayor valor con la campaña de comunicación #spiaggesenzafiltro contra los filtros de cigarrillos abandonados.

Friuli-Venezia Giulia también impulsa el turismo slow con el proyecto Interreg Italia-Austria WalmArt, el arte de caminar con 8 itinerarios en las rutas de la peregrinación.

Por su parte, Sicilia adhiere al proyecto “Consumir menos” para reducir los desperdicios y basura, y Toscana es la primera región de Italia libre de plástico con 900 establecimientos balnearios, a lo largo de unos 230 kilómetros de costa.

Esta región también es la líder del proyecto europeo Mitomed+ para promover el desarrollo del turismo costero y marítimo sustentable y responsable en el Mediterráneo.

Otro objetivo ecológico es en el Veneto con Bibione, la primera playa italiana “Libre de humo”.