Malta, La Perla Del Mediterraneo

es una isla bañada por el sol, se encuentra en el corazón del mar Mediterráneo y goza de una gran riqueza histórica. Viajar a Malta está muy de moda entre los turistas europeos, y esto se debe a que ofrece un escenario variopinto en el que podrás realizar diversas actividades.

Malta, La Perla Del Mediterraneo

Viajar a Malta es como retroceder en el tiempo, ya que se encuentra llena de edificios antiguos y pueblos que parecen vivir en otra dimensión temporal. Si bien es una isla de tamaño reducido posee muchísimos puntos de interés para el turismo, algunos de ellos declarados patrimonios de la humanidad. Por ello y porque es una isla idónea para descansar y pasar unas lindas vacaciones, creemos que deberías tenerla en cuenta como un posible destino para tu próximo viaje.

La isla esconde miles de secretos que dejaron antiguas civilizaciones y paisajes de ensueño.

Malta, turismo, paisajes que le llevarán a soñar, yacimientos arqueológicos, edificios de todos los estilos arquitectónicos que pueda imaginar, y la orden de los Caballeros de Malta. Todo esto y mucho más es lo que podrá encontrar en este país mediterráneo, formado por un conjunto de islas, todas ellas con un encanto abrumador.

Las ciudades de Senglea, Vittoriosa y Cospicua son algunas de las maravillas que ver en Malta. Construidas enfrente de La Valeta, capital del país, guardan el encanto de siglos pasados en sus pequeñas calles empedradas y en sus fortificaciones, construidas por los caballeros de la orden maltesa, para defenderse de los ataques de los otomanos en hace seis siglos.

 

En Seglea deberá visitar su iglesia y admirar las visitas que ofrece de La Valeta y del Gran Puerto; mientras que Vittoriosa –conocida localmente como Birgu- cuenta con la maravillosa iglesia de San Lorenzo; y en Cospicua Bormla en maltés- destaca la Iglesia Colegiata de la Inmaculada Concepción por la gran cantidad de obras de arte que posee. No deje pasar la oportunidad de pasear por los tranquilos puertos de estas tres ciudades en una góndola maltesa, muy parecidas a las venecianas pero que destacan por sus vívidos colores.

 

La capital del país, La Valeta, es una de las paradas obligatorias en cualquier viaje a Malta. Se trata de una pequeña y encantadora ciudad que fue fortaleza de los Caballeros de la Orden de Malta, y de hecho, sus orígenes, y por lo tanto, su centro histórico, están unidos a esta orden religiosa. La Cocatedral de San Juan, con sus importantes lienzos como ‘La Decapitación de San Juan Bautista’ de Caravaggio; la Cocatedral Anglicana de San Paul, el Fuerte de San Elmo o el Palacio del Gran Maestre son algunas de las atracciones turísticas que no puede dejar de visitar. Al igual que pasear por su pintoresco y bello puerto.

 

En la capital se encuentra un museo que no deberá dejar de visitar. Se trata del Museo Nacional de Arqueología, que cuenta con una extensa colección de arte prehistórico, con objetos de los primeros asentamientos de la isla, que datan del año 5.000 a. C.

 

La antigua capital de Malta, Mdina es otra de las ciudades que no puede dejar de visitar en sus viajes a Malta. Se trata de una preciosa ciudad medieval amurallada, que ya le llamará la atención antes de cruzar su espectacular puerta de entrada.

Otra de las ciudades que deberá acercarse a ver es Mosta, que se encuentra en el centro de la isla, y cuya Iglesia Parroquial es uno de sus grandes atractivos. Construida a imitación del Panteón de Roma, sus dimensiones y su bella decoración le asombrarán.

 

La ciudad de Rabat le trasladará hasta la época romana, ya que en ella podrá entrar en una verdadera casa romana que aún hoy está lujosamente decorada y ver sus famosas catacumbas, que cuentan con numerosos laberintos de pasillos en los que se conservan múltiples tumbas. Además, podrá visitar la Gruta de San Pablo, una cueva en la que se dice que el santo encontró refugio en Malta. Se trata de uno de los principales lugares de peregrinación de los católicos en el país.

La isla de Malta no sólo cuenta con una riqueza artística y cultural, su belleza natural también es destacable. Entre otras maravillas de la naturaleza, deberá visitar desde una embarcación la famosa Gruta Azul. Aunque su nombre está en singular, hay varias formaciones rocosas que han dado lugar a numerosas grutas. El momento ideal para visitarlo es por la mañana, ya que la ubicación de esta construcción de la naturaleza y la luz crean un espectáculo de luz y color sin igual. Tendrán la sensación de que el agua se ‘duplica’ gracias a los miles de matices de azul que podrá descubrir en el lugar, y cada caverna le mostrará un color distinto.

 

Malta no es la única isla que deberá visitar en el país. La isla de Gozo les trasladará a las grandes epopeyas griegas. De hecho, la isla ya aparece en la Odisea de Homero, con el legendario nombre de isla de Calipso. La isla está salpicada de iglesias barrocas, como el Santuario de Ta Pinu, y antiguas casas de campo de piedra y cuenta con una Ciudadela única en el mundo.